Skip to content

Vanessa Casteleiro: “Ejercer esta profesión no es solo disparar, tienes que informar con la foto”

Xuño 27, 2011

Desde de niña le gustó captar la vida a través de instantes y al final resultó que logró ganarse la vida con ello. Vanessa Casteleiro es una reportera gráfica de 32 años acostumbrada a cubrir información deportiva. Es Licenciada en Filología Románica en la Universidad de Oviedo pero dio el paso hacia el periodismo gráfico tras cursar el Máster en Edición Periodística de La Voz de Galicia. Ahora trabaja como freelance para varios medios.

Vanessa Casteleiro / FRAN MARTÍNEZ

Vanessa Casteleiro en el Estadio de Riazor / FOTO: MONCHO FUENTES

 

 Silvia Carregal

¿Cuándo descubrió que la vida, además de mirarla de frente, le gustaba verla a través de un objetivo?

Desde que era muy pequeñita. Por ejemplo, en la excursión de fin de curso de octavo de EBG (Enseñanza General Básica) me fundí como ocho o nueve carretes. No sabía nada de fotografía, pero ya andaba todo el día disparando.

Su vocación ya estaba marcada desde una temprana edad, pero decide estudiar Filología Románica, de hecho finaliza la Licenciatura en la Universidad de Oviedo…

Sí, porque se me daban bien los idiomas. Es cierto que estuve matriculada al mismo tiempo en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo, pero al final dejé de estudiar fotografía por estudiar una carrera en la universidad y al final… ya ves… soy reportera gráfica.

Ya sabe lo que dicen… “hacer fotos las hace cualquiera” ¿Se anima a taparles la boca?

Ahora hay un problema con tanta cámara digital y con móviles que son casi como cámaras, pero ser fotoperiodista es más complicado. Para ejercer esta profesión hay que además de disparar, informar con la foto que sacas. Y si no sabes hacer eso tu trabajo no cuaja. Son muchas más cualidades que el saber disparar. En prensa hay que aguantar un ritmo complicado, ser un todoterreno además de un buen fotógrafo. Asumimos cada vez más volumen de encargos. De todos modos, yo soy bastante autodidacta, la primera vez que puse un flash en la cámara no sabía por donde andaba. Se puede saber mucho de técnica y no encontrar el punto de las fotos. Por otro lado, también importa que la foto guste a quién las recibe.

¿Trabajar la imagen deportiva es muy diferente a otro tipo de periodismo gráfico?

Técnicamente sí, aunque depende de cómo te lo tomes, en el fondo sigue siendo fotoperiodismo y sigue siendo información, aunque sea otro ritmo diferente. En deportes no suele haber imprevistos, quiero decir, no hay incendios o accidentes de última hora. Pero de todos modos has de estar atenta o te pierdes una jugada clave o un gol…

De todas las modalidades deportivas que ha cubierto, ¿cuál le parece más estética?

Quizás la natación. Es un deporte en el que se pueden hacer fotos muy chulas. Aunque a cualquier disciplina se le puede sacar su punto, buscarle la originalidad, lo diferente. Eso sí, lo que menos me divierte es cubrir el baloncesto.

¿Cuál es la que considera más complicada de captar técnicamente?

No las he probado todas, pero de las que he de las que he cubierto sin duda es el hockey a patines. Es un deporte muy rápido y puede ser peligroso si te pones cerca, puedes llevarte un bolazo.

¿En su profesión siguen siendo mayoría los hombres?

En la ciudad donde trabajo ahora hay unos 20 chicos y unas seis chicas trabajando en prensa local. Lo cierto es que hace unos años había aún muchas menos. En los partidos de fútbol de Primera División, cubriendo al RC Deportivo, creo que como reportera profesional la mayor parte de las veces era yo la única esta última temporada.

¿Alguna vez ha tenido la sensación de que un mérito profesional le costaba más por ser mujer?

No. La verdad es que yo no lo he sentido así, lo cual no quiere decir que no pase. Trabajo como freelance y puede haber sucedido que no me hayan llamado por ser chica y no ni me haya enterado.

¿Su firma profesional es Casteleiro, no Vanessa Casteleiro por algún motivo?

Básicamente porque me parece larguísimo y además porque es un homenaje a mi madre. Pero no es en absoluto para ocultar que sea una mujer. Ahora, le diré que es divertido ver como algunas personas reaccionan con sorpresa cuando descubren que no soy un chico. Me hace gracia cuando alguien te llama, pregunta por Casteleiro, le dices “sí” y te contestan “no, no, yo quiero hablar con Casteleiro”, “es que soy yo”. En ese momento se producen unos segundos de silencio en los que el interlocutor se queda descolocado. Obviamente, esperaba un hombre al otro lado del teléfono.

¿Y al contrario? ¿Alguna vez ha sentido que algo era más sencillo por ser chica?

Tampoco. Lo que sí es cierto es que cuando trabajaba para periódicos deportivos a algunos hombres les llamaba la atención ver a una chica todo el día de pabellón en pabellón.

¿A la hora de ganarse el respeto de los compañeros de profesión influye que seas chico o chica?

Sinceramente, no sé qué es lo que miran ellos. Yo tengo un carácter bastante contundente, así que si hay alguno que no me tenga respeto, no me importa que sea por ser mujer o bien por otra cosa. Miro para otro lado y punto. No me suelo andar con tonterías, me conocen. Aunque, en general tengo la sensación de que sí me respetan.

Es cierto que al principio, en alguna guardia de esas en las que tienes muchas horas muertas y estás rodeada de veteranos, en algún momento pueden hacer alguna broma en tono paternalista, pero no creo que jamás lo hayan hecho por ser mujer, sino por ser la novata.

Vanessa Casteleiro / MONCHO FUENTES

Vanessa Casteleiro / FOTO: FRAN MARTÍNEZ

 

 

Advertisements
No comments yet

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: